Rostro

Determina la forma de tu rostro.
¿Cómo puedo saber si un determinado estilo me va a quedar bien?
Si entiendes las reglas para la elección de un estilo que te sea favorecedor, entonces podrás observar cualquier estilo y saber si va con tus rasgos.


Dichas reglas tienen una función en común: la de dar el aspecto de forma oval y un equilibrio proporcional al rostro.
Para empezar, siéntate delante del espejo y ata tu cabello hacia atrás con una banda elástica.
Ahora, observa tu rostro como un todo. Hazte a ti misma las siguientes preguntas:
-Siguiendo la línea de tu cabello y de tu maxilar como el perímetro externo de tu rostro, ¿cuales son los rasgos que más sobresalen?
-¿Que largo tiene tu frente comparada a tu maxilar?
-¿Es tu maxilar más largo que tu frente?
-Mirándote directamente en el espejo, ¿pareces tener más espacio entre tus ojos que entre el rincón exterior de tus ojos y la línea de tus cabellos a las sienes?
-¿Que tan prominentes y redondeadas son tus mejillas?
Las respuestas a estas preguntas serán el resultado para determinar la forma de tu rostro.
Las formas más comunes son:

Ovalado: rostros ovalados son caracterizados por una apariencia más ancha en las mejillas que en la frente o en el maxilar. El rostro oval es ligeramente más ancho en la línea de las mejillas y se estrecha ligeramente en dirección al mentón. Considerada generalmente como la forma ideal, es también favorecida  virtualmente por cualquier tipo de estilo.


Cuadrado: el rostro cuadrado tiende a tener una frente ancha y fuerte, así como un maxilar ancho. Puede parecer más rectangular si el rostro fuera más estrecho y tradicionalmente cuadrado si el rostro fuera ancho. Cuando el rostro cuadrado es ancho, le va un estilo que proporcione altura en la coronilla y un largo con bajo volumen hacia los lados es más favorable y ofrece una mejor impresión. Podrás también considerar los flequillos en la frente y un ligero rizado en la línea del mentón para suavizar los “rincones” del formato cuadrado. Cuando el rostro de forma cuadrada es más estrecho, considera adicionar rizos hacia los lados para un aspecto más ancho del rostro .
  

                     
Triangular ó Triángulo invertido: el rostro de forma triangular tiene una frente más estrecha y una línea del maxilar más prominente y ancha. Este formato es favorecido por estilos más cortos y voluminosos. Estilos cortos, en capas, con varios rizos y elevados en la coronilla posibilitan el equilibrio necesario para este formato. También se puede caracterizar por una frente ancha y una línea del maxilar y mejillas estrechas. Generalmente, un estilo con flequillos sobre la frente y un corte bien definido en la línea o abajo del mentón, así como un poco de ondeado para un formato más ancho, traerá equilibrio al rostro.
  


 Redondo: este formato es descrito por el nombre. Un rostro sin ángulos definidos con tendencia a ser más ancho en la línea de las mejillas y con “rincones” más suavizados a lo largo del maxilar y frente. El objetivo para un rostro redondo atractivo es el de adicionar altura, para que parezca más largo. Generalmente, cortes con estilos en capas, bien elevados en la coronilla y con un mínimo de volumen hacia los lados son una buena elección para agrandar rostros redondeados.
     


Conocer la forma de tu rostro puede ayudarte a evitar que hagas malas elecciones respecto a estilos y cortes de cabellos. Un buen peluquero analiza la forma de tu rostro cuando sugiere un estilo. Un excelente peluquero evitará que elijas un estilo que no sea favorable a la forma de tu rostro y sugerirá alternativas que te dejarán feliz y viéndote lo mejor posible.

ESCRIBE UN COMENTARIO